Murcia.com

Beethoven y Mozart, de nuevo protagonistas de los conciertos de Fundación Excelentia

Fuente:

Cuatro sinfonías del alemán y varias grandes obras del austriaco, incluyendo su inmortal Réquiem, en el mes de marzo

Beethoven y Mozart, de nuevo protagonistas de los conciertos de Fundación Excelentia

Como viene siendo habitual en la nueva temporada que Fundación Excelentia retomó tras la primera parte de la pandemia, Beethoven es protagonista de muchos de los conciertos que ha programado en marzo, como un homenaje un poco tardío que se inició el pasado año en el 250 aniversario de su nacimiento. Le acompaña, como otras veces, Mozart con algunas de sus bellas piezas y con el imprescindible, en vísperas de Semana Santa, Réquiem, que ya se interpretó en febrero.

Este es un rápido resumen de lo que Excelentia ofrece este mes en su ciclo Grandes Clásicos: 3 marzo, Sinfonías nº 6 y 7 de Beethoven; 11 marzo, Magnificat de Bach y Heroica de Beethoven; 13 marzo, Mozart, 265 aniversario, con Divertimento K.137, Concierto para piano y orquesta nº14 y Sinfonía nº 25, 16 marzo, Novena de Beethoven; 31 marzo, Réquiem de Mozart. Además, como también es habitual en Excelentia, habrá espacio para la gran música de cine, con Homenaje a John Williams y otros grandes del cine, el 14 de marzo y con Morricone y otros grandes del cine el 8 de marzo. Y entre medias, una curiosidad, el Homenaje a Ludovico Einaudi –compositor y pianista italiano, músico curioso y abierto a experimentar, que crea una mezcla entre sus sonidos vanguardistas y melodías ancestrales desde el jazz y el rock hasta la música contemporánea–, el 12 de marzo. Todos los conciertos serán en el Auditorio Nacional de Música de Madrid a las 19:30, excepto el de Morricone que será en el Teatro Real a las 20:00 horas.

Las sinfonías de Beethoven

Si había alguna duda sobre si Beethoven era un compositor romántico, su Sexta Sinfonía, conocida como Pastoral la rechazó. De hecho, tomó toda su inspiración para ella directamente de la naturaleza. Era un caminante entusiasta y quería que esta sinfonía reflejara que gran parte de la composición musical en realidad suena como un paseo por el campo. En consecuencia, podemos escuchar el murmullo de los arroyos y el canto de los pájaros en el segundo movimiento, el baile country en el tercero y una tormenta eléctrica en el cuarto. Naturaleza a tope.

Nada que ver con la Séptima, que combina las ideas clasicistas de los intérpretes de la época con la riqueza tonal y la gravedad expresiva de los maestros de la vieja escuela como Otto Klemperer o Carlos Kleiber. Los ritmos son nítidos y vitales, los colores hermosos, la expresión intensa y amplia. A estas alturas de su vida, Beethoven estaba produciendo a un ritmo feroz. La reacción que obtuvo de la Séptima fue enormemente positiva. De hecho, cuando se estrenó en 1813, la multitud se emocionó tanto que exigió volver a escuchar el segundo movimiento que se basa en la misma idea rítmica en todo momento, y tiene una curiosa cualidad que lo ha convertido en una de las obras sinfónicas más populares de Beethoven.

La Tercera Sinfonía, la Heroica, es un punto y aparte de la producción de Beethoven pero también en la historia de la música. Aquí es donde cambió todo y se inició el período romántico en la música. Su magistral estruendo de la apertura, y los sucesivos movimientos épicos, muestran una música gloriosa, poderosa y majestuosa, pero animada por el lirismo y la elegancia. Beethoven inicialmente dedicó la sinfonía a Napoleón, hasta que éste se declaró emperador de los franceses, lo que hizo que Beethoven rompiera la página de la dedicatoria en un arrebato.

Y qué decir de la Novena, sin duda la obra cumbre del maestro, que la compuso cuando estaba ya prácticamente sordo. Entre la Octava y la Novena pasó bastante tiempo, nunca sabremos si sintió que podría ser su última sinfonía, la Novena se siente como un resumen de todo lo que Beethoven había escrito hasta este momento. El espectacular final de la Sinfonía, inspirado en la Oda a la Alegría que Schiller escribió en 1785 cuando tenía 25 años y Beethoven planeó ponerle música ya en 1790, aunque no la terminó hasta 1824. Se trata de un final coral sorprendentemente inusual en su época que se ha convertido en símbolo de la libertad. Desde 1985 es el himno de la Unión Europea (UE), en una versión adaptada por Herbert von Karajan. En 2001, la partitura original de la sinfonía se inscribió en el Registro de la Memoria del Mundo de la UNESCO, donde forma parte, junto con otros sobresalientes monumentos, de la herencia espiritual de la humanidad. Sin saberlo entonces, Beethoven compuso un Himno Nacional para la humanidad. Quería celebrar lo que nos conecta a todos en lugar de lo que nos distingue. Es un mensaje que resuena en todo el mundo, que es relevante independientemente de la clase, cultura o continente de donde provenga.

El imprescindible Réquiem de Mozart

Como casi todos los años en vísperas de Semana Santa, llega al Auditorio Nacional, interpretado como casi todos los otros conciertos por la Orquesta Clásica Santa Cecilia, con el Excelentia Vocal Ensemble y con la dirección de Moritz Gnann, el Réquiem de Mozart, una obra maestra coral cuya génesis está envuelta en el misterio, lo que hace que la pieza sea aún más fascinante y emocionante. Mozart no estaba en el mejor estado de ánimo cuando recibió una comisión anónima para componer una Misa de Réquiem. Su salud se estaba deteriorando y creía que había sido maldecido para escribir un réquiem para sí mismo, porque estaba seguro de que estaba a punto de morir. Asustado por la comisión, Mozart se lanzó obsesivamente al trabajo. Pero fue demasiado. Solo pudo completar los movimientos Requiem y Kyrie, y logró esbozar las partes de voz y las líneas de bajo para otras partes.

Mozart murió a los 35 años el 5 de diciembre de 1791, antes de que pudiera completar el trabajo. El pago ya se había recibido, y la viuda de Mozart, Constanze, temía que si el trabajo se entregaba incompleto, el cliente querría recuperar su dinero. Le pidió a Joseph Eybler que terminara la partitura, pero aparte de orquestar la música siguiendo al Kyrie, le pasó la tarea al alumno de Mozart, Süssmayer, a quien el compositor le había dado instrucciones detalladas sobre cómo terminarla. Süssmayer copió todo el puntaje completo en su propia mano, haciendo prácticamente imposible determinar quién escribió qué, y se lo entregó al extraño.

Independientemente de quién escribió qué partes del Réquiem todavía suena maravillosamente. Como el Réquiem de Mozart estaba inacabado en el momento de su muerte, pasó a la historia rodeado de un aura de leyendas. Pero aparte de todos los mitos, su belleza permanece. Una pieza gravemente solemne y trascendente...

Beethoven y Mozart, de nuevo protagonistas de los conciertos de Fundación Excelentia - 1, Foto 1
Murcia.com

Comenta esta noticia en Facebook

Si quieres realizar algún comentario sobre esta noticia a los administradores de Murcia.com, rellena el siguiente formulario:

Enviar notificación Código: 2022518
El titular de los datos personales, recogidos en este formulario, autoriza expresamente a Alamo Networks, S.L.U. a tratar dichos datos de forma informótica y poderlos incorporar a su base de datos. El usuario podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de sus datos de carácter personal, en los términos establecidos por la LOPD, en el domicilio fijado en C/ Alamo 8, 30850,Totana (Murcia). Para su mayor comodidad podrá ejercer los derechos también por correo electrónico en la dirección info@murcia.com