Murcia.com

Stonehendge I

Fuente:

Stonehendge I

Datos y citas:

Stonehenge: la cartografía digital revela la imagen real
Por Crispin Andrews
Publicado lunes, 29 de septiembre de 2014

Una nueva investigación realizada por arqueólogos y científicos de la Universidad de Birmingham y el Instituto Ludwig Boltzmann de Prospección Arqueológica y Arqueología Virtual en Viena ha revelado que Stonehenge no se sentó solo dentro de su paisaje neolítico.

Durante siglos, la gente se ha preguntado, teorizado, intrigado y discutido sobre quién, o qué, pudo haber colocado una colección aislada de enormes piedras verticales en medio de la campiña de Wiltshire en algún lugar entre cinco y seis mil años atrás, y con qué propósito.

Ahora, una nueva investigación realizada por arqueólogos y científicos de la Universidad de Birmingham y el Instituto Ludwig Boltzmann de Prospección Arqueológica y Arqueología Virtual en Viena ha revelado que Stonehenge no se sentó solo dentro de su paisaje neolítico.

La investigación ha revelado que el área alrededor de Stonehenge estaba repleta de monumentos, capillas y cámaras funerarias adicionales, que hasta ahora han permanecido ocultos bajo tierra o dentro de movimientos de tierra conocidos.

Utilizando sistemas de magnetómetros motorizados, matrices de radar de penetración en el suelo y sensores de inducción electromagnética, los investigadores inspeccionaron seis millas cuadradas alrededor de Stonehenge durante un período de cuatro años, a partir de julio de 2010. La tecnología les permitió investigar a una profundidad de hasta siete metros por debajo del suelo sin la necesidad de excavación intrusiva y que requiere mucho tiempo.

A partir de los resultados, los investigadores crearon un mapa digital detallado del área. "Esta tecnología se ha utilizado antes para encontrar restos arqueológicos ocultos", dice el geofísico Immo Trinks, jefe de investigación y desarrollo del Instituto Ludwig Boltzmann, "pero nunca antes, a una escala tan grande, en un área tan grande".

Vince Gaffney, de la Universidad de Birmingham, quien dirigió el proyecto Stonehenge Hidden Landscapes, explica que Stonehenge fue una vez parte de un rico paisaje ceremonial. “La gente venía de todo el país para visitar el propio Stonehenge, que era una gran estructura ritual, pero alrededor de ella la gente estaba creando sus propios santuarios y templos”, dice. “Todo el paisaje se estaba utilizando de formas muy complejas. Está repleto de arqueología nunca antes vista”.

Los investigadores encontraron un túmulo de 108 pies de largo, una tumba colectiva hecha de una enorme estructura de madera y cubierta con tierra. Los túmulos largos son reliquias comunes del período Neolítico, con aproximadamente trescientos túmulos conocidos identificados solo en las Islas Británicas. A simple vista, aparecen como montículos de tierra rectangulares o trapezoidales. Entre 4000 y 2500 a.C., el hombre neolítico los usó para inhumar a los muertos, a menudo extrayendo ritualmente carne para dejar solo los huesos. 

Muchos túmulos largos han sido dañados por las prácticas agrícolas modernas de labranza. El túmulo que se encuentra dentro del paisaje de Stonehenge contenía un gran edificio de madera, construido antes de que se completara Stonehenge.

Cerca de allí, los investigadores descubrieron el Superhenge de Durrington Walls. Un enorme monumento ritual con una circunferencia de 1,5 km, habría empequeñecido a Stonehenge. El monumento habría estado rodeado por un banco y una zanja, tenía aros internos de madera y un recinto y una hilera de piedras de diez pies de alto en un lado, según las huellas dejadas en el suelo. Los expertos creen que algunas de las piedras pueden haber sido derribadas. También se descubrieron durante las investigaciones diecisiete monumentos rituales; una serie de fosas prehistóricas alineadas con el sol poniente del solsticio; cientos de cementerios; evidencia de asentamientos de la Edad de Piedra, Edad del Bronce y Edad del Hierro y una zanja de anillo prehistórica que parece, extrañamente, como una cara sonriente. Una zanja circular es una forma de movimiento de tierras asociado con el uso humano de un área y los arqueólogos tienden a usar el término cuando no están seguros de qué tipo de uso de la tierra representan las marcas. El equipo de Stonehenge ha sugerido que estas marcas particulares representan lugares de enterramiento.

Chris Gaffney, hermano de Vince y Director de Ciencias Arqueológicas de la Universidad de Bradford, socio del proyecto Stonehenge Hidden Landscapes, explica que como Stonehenge es Patrimonio de la Humanidad, los arqueólogos no tienen muchas oportunidades de excavar allí, especialmente en grandes áreas. . “Durante años, la gente ha asumido que las enormes áreas que rodean Stonehenge contienen un número limitado de sitios de interés arqueológico”, dice Gaffney. “Queríamos investigar las áreas entre los monumentos conocidos para ver si realmente estaba en blanco. Descubrimos que lo que vemos hoy alrededor de Stonehenge es en realidad un paisaje bien cuidado, que no se parece en nada al lugar al que la gente solía viajar y al que viajaba hace tantos años ".

Chris Gaffney agrega que la idea detrás de la investigación era producir un mapa detallado del paisaje alrededor de Stonehenge, que los futuros arqueólogos podrían usar para averiguar más sobre el paisaje: “Nunca fue tarea de desenterrar lo que encontramos, solo para encontrar lo que estaba oculto ".

Para crear tal mapa, los investigadores necesitaban grandes cantidades de datos debajo de la superficie. Sin embargo, hubo dos problemas. En primer lugar, al principio, nadie sabía dónde podrían estar las características de interés. En segundo lugar, la 'envolvente' de Stonehenge, el área que rodea el monumento principal de Stonehenge hasta el horizonte, unos doce kilómetros cuadrados, es un área muy grande, incluso para la tecnología geofísica de vanguardia. Tradicionalmente, los arqueólogos han utilizado métodos manuales de prospección geofísica para investigar sitios individuales y áreas pequeñas: "La mayoría de las veces, un henge a la vez o una sola villa romana", explica Trinks.

Trinks agrega que, utilizando técnicas manuales, los arqueólogos tardarían muchos años, si no décadas, en investigar un área del tamaño de la envoltura de Stonehenge. Los magnetómetros motorizados multicanal, los sistemas de radar de penetración terrestre y los sistemas de posicionamiento satelital exactos del equipo permitieron el mapeo de áreas muy grandes rápidamente y con una resolución de medición espacial muy alta.

CONCLUSIONES:

Veamos qué tenemos: Otra más de esas construcciones megalíticas inexplicables que la mayoría de los arqueólogos se empeñan en no relacionar con tantas otras que al igual que estas señalan equinoccios y solsticios. Por tanto habría que ponerse de acuerdo en la datación de todas estas increíbles construcciones, puesto que están relacionadas y todas ellas deben tener el mismo error en los marcadores de los equinoccios y solsticios lo que también vendría a demostrar que todas se estaban construyendo al mismo tiempo.

Y desde luego no podemos asegurar que “eso” se edificó para adorar el Sol y la Luna. Ya que no somos capaces de poder explicar de una forma creíble cómo se construyó esa máquina, y tendríamos que preguntarnos cómo era posible que los hombres de la edad de piedra tuviesen los conocimientos necesarios para señalar equinoccios, solsticios y fases lunares datándolo astronómicamente.

También está muy clara la relación que presenta Stonehenge, con Sagsayhuaman y con la Puerta de los Dioses, donde como ya se ha dicho hay un impacto de rayo en mitad de la puerta. Y esas supuestas murallas de Sagsayhuaman están plagadas de impactos de rayos. Impactos que solo están en esas murallas y no en las rocas que hay a pocos metros de esas murallas, como ya vimos.

Como puede verse en estos monolitos de Stonehenge, el pilar que aparece en primer término a la izquierda de la imagen, en el que el dintel de arriba está literalmente frito y parece un tronco podrido. En el pilar que sustenta el dintel podemos ver un enorme desperfecto causado por el impacto de un rayo, que ha vaporizado la roca y también tiene un agujero.

En el pilar de la derecha de la imagen tiene daños eléctricos, pero menos visibles, en esta imagen. Estos daños están por todas las piedras de Stonehenge, donde también se puede apreciar que las piedras tienen una forma reblandecida; es decir: Esos daños eléctricos se produjeron cuando se estaba construyendo este lugar y por tanto las piedras tenían una consistencia blanda.

Muchas de estas piedras tienen picotazos eléctricos y agujeros que recuerdan al rebaje circular de la puerta de los Dioses que ya vimos.

Lo que me hace pensar que si alguna vez “eso” tuvo alguna función ya no la tiene y solo queda una bombilla fundida, que no puede encenderse. Otra prueba más del abandono repentino del proyecto Tierra… ¿O deberíamos decir el proyecto Sistema Solar? Ahora bien… ¿Cuál podría ser la función que originalmente tenía esta y otras construcciones parecidas?

Rafael Alfonso Alfaro García.

Stonehendge I - 1, Foto 1
Murcia.com

Comenta esta noticia en Facebook

Si quieres realizar algún comentario sobre esta noticia a los administradores de Murcia.com, rellena el siguiente formulario:

Enviar notificación Código: 202275
El titular de los datos personales, recogidos en este formulario, autoriza expresamente a Alamo Networks, S.L.U. a tratar dichos datos de forma informótica y poderlos incorporar a su base de datos. El usuario podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de sus datos de carácter personal, en los términos establecidos por la LOPD, en el domicilio fijado en C/ Alamo 8, 30850,Totana (Murcia). Para su mayor comodidad podrá ejercer los derechos también por correo electrónico en la dirección info@murcia.com