Murcia.com

¿Qué pueden ser las pirámides en realidad?

Fuente:

¿Qué pueden ser las pirámides en realidad?

CONCLUSIONES:

¿Qué pueden ser las pirámides en realidad?

Para saberlo hacía falta un golpe de suerte, un dato oculto, un indicio y este, se ha encontrado en el interior de la Gran Pirámide.

A día de hoy es un misterio los tres bloques de tres toneladas cada uno, que están perfectamente encajados al principio del canal ascendente. Fue al tratar de saber que podían ser cuando no solo me di cuenta de lo que eran, sino también qué era la gran pirámide gracias también a cierta información que ya tenía.

Hay que decir que en un principio este descubrimiento me produjo una cierta preocupación, pero también abría más la ventana a la verdadera historia de la humanidad.

Vamos a tratar de ver lo que se ha descubierto en el Valle de Guiza, tanto en la gran pirámide, como la de Kefrén, que significó el punto de partida y el golpe de suerte que me alertó y me puso en el camino correcto.

Para ello primero se aporta la información oficial; tal como se ha dicho y a continuación las conclusiones a las que se ha llegado. Se trata en su mayoría de datos técnicos del interior de la gran pirámide, pero estos son necesarios para tratar de entender que es en realidad; ya que no es una tumba y va quedando claro que la tecnología implicada que descubrió aquí no pudo ser de la edad de piedra.

Hemos visto lo que asegura la egiptología y arqueología oficial y que casi nadie se cree, pues despachan el asunto de colocar seis millones de toneladas de piedra a ciento cuarenta y siete metros de altura con el empleo de miles de obreros y lo avalan diciendo que hay muchas tumbas alrededor de las pirámides y que estas pertenecen a los obreros que las construyeron.

Antes de continuar vamos a ver algunos de los datos que la arqueología oficial despacha diciendo que son fruto de la casualidad.

En primer lugar; el profesor William Matthew Flinders Petrie midió el metro egipcio: La mejor medida del metro egipcio es la que se obtiene en la base de la cámara del rey de la gran pirámide donde un zócalo de granito pulido brillante de 50cm. de altura que encuadra toda la cámara de 10 m. por 5, está ubicado con tal precisión que se pueden hacer medidas con una centésima de milímetro de error, y da la medida efectuada por Petrie en 1897; es 1´047901m.

La gran pirámide está sobre 6.000 metros cuadrados de lecho de roca que los constructores cortaron y nivelaron con una precisión que no está al alcance de nuestra tecnología, también se podría decir que es el centro de la masa de Tierra. Un astrónomo y monje demostró que el meridiano que atraviesa la gran pirámide divide la Tierra en dos superficies iguales haciendo de Guiza el punto central del planeta.

Si atendemos a la construcción de la misma, es innegable que estos datos son abrumadores y desde luego es imposible que se deban a la casualidad, tal como afirma la egiptología. Podemos enumerar unos pocos; por ejemplo la orientación con respecto al norte verdadero tiene un error de solo cinco minutos y treinta y un segundos de arco, algo imposible de conseguir con la tecnología actual.

Pero resulta que la orientación de la pirámide de Kefrén con respecto a la gran pirámide es de cero grados cero minutos y cero segundos, lo cual induce a pensar que si hubiesen querido los constructores, la orientación con respecto al Norte verdadero hubiese sido exacta.

Por otra parte un equipo de investigación de Gabriel Silva con el doctor Roberto Valmaceda, Herminio Sánchez Gómez y el matemático Herminio Valdés. Descubrió que la gran pirámide es una representación a macro-escala de la molécula del agua, la cual tiene la misma pendiente que la gran pirámide: 51º 50' 39"

Al principio a los físicos del equipo no les cuadraba un fenómeno matemáticamente y fue el matemático quien se dio cuenta que posiblemente la fórmula del agua no era H2o, sino 5H2o. Y que cada H2o es un monómero, una Proto-molécula. Dos años después de este descubrimiento lo hizo público el premio nobel Linus Pauling.

De esto jamás se hubieran dado cuenta los arqueólogos, porque no se basan en la multi-disciplina, como deberían y ante este tipo de cosas dicen que es casualidad.

El doctor en física, química, gran matemático y gran aficionado a la verdadera egiptología

José Álvarez López, pasó, 6 meses en Egipto midiendo la gran pirámide y comprobó que la gran pirámide es un monumento decimal.

La altura de la gran pirámide es una parte decimal de la distancia al sol. La altura es 147´10 m. y la distancia al sol es 147 millones 100.000 kilómetros. También está la masa de la tierra y la densidad de la tierra.

El largo del supuesto sarcófago de la gran pirámide en la parte interna en metros egipcios es 330, que es la masa del sol con respecto a la tierra. Tenemos la masa de la tierra en el ancho transversal. Y la masa de la luna en la altura interior. Y en la parte exterior tenemos la aceleración de la gravedad del polo en números decimales, que equivale a 985 y la aceleración de la gravedad en el ecuador en el otro lado de la parte exterior es 979. Y la densidad de la tierra está dada por la altura de la cámara 552. De manera que la cámara del rey es un atlas astronómico perfecto.

Otra casualidad; el peso de la pirámide con nueve ceros detrás da el peso de la tierra.  

Más casualidades; en la pirámide está tanto el número, π (pi) como el numero de oro.

Otra más; si trazamos un circulo interior y otro exterior en la base de la pirámide y sustraemos la longitud del circulo interior y la del exterior tenemos la velocidad de la luz.

Otra casualidad más, el largo de los dos lados de la base de la pirámide da la distancia promedio que se mueve un punto en el ecuador a través del espacio en un segundo, o sea la velocidad de rotación de la tierra sobre su eje.

El número de hiladas de piedra de la gran pirámide es de 206 igual que el número de huesos del cuerpo humano.

Y el perímetro que hace la base de la pirámide con 9 ceros detrás nos da la elíptica que hace la tierra alrededor del sol durante un año. Y además la gran pirámide no tiene cuatro caras; sino ocho.

En septiembre de 1935 André Pochan descubrió que la cara sur de la construcción no era lisa sino que estaba constituida por dos planos que formaban entre sí 27 minutos, de arco. La gran pirámide fue construida y orientada de tal modo que señalaba los equinoccios y los solsticios. Al salir el sol la arista de la derecha (situándonos de espaldas a la pirámide) daba sombra a la media cara izquierda de la cara sur de la pirámide, la sombra va corriendo con rapidez hacia la derecha como un velo que va descorriéndose y deja iluminada esa media cara izquierda.

Es un fenómeno breve que dura 20 segundos por eso André Pochan lo bautizo como efecto relámpago. Después durante 4 o 5 minutos la cara sur de la pirámide permanece con media cara iluminada y media cara oscura. A la puesta del Sol el fenómeno se repite al revés.

A simple vista y sin coincidir con la fecha adecuada es difícil observar esa concavidad de la cara de la pirámide, pero cuando existían las losas de revestimiento, pulidas a espejo debió ser un espectáculo impresionante.

Este efecto fue fotografiado por Pochan el 21 de marzo de 1934 al atardecer. Después Pochan se dio cuenta que la cara norte estaba dispuesta de la misma forma y de hecho lo estaban las cuatro caras por tanto la gran pirámide tiene ocho caras.

Rafael Alfonso Alfaro García.

¿Qué pueden ser las pirámides en realidad? - 1, Foto 1
¿Qué pueden ser las pirámides en realidad? - 2, Foto 2
¿Qué pueden ser las pirámides en realidad? - 3, Foto 3

Comenta esta noticia en Facebook

Si quieres realizar algún comentario sobre esta noticia a los administradores de Murcia.com, rellena el siguiente formulario:

Enviar notificación Código: 2021613
El titular de los datos personales, recogidos en este formulario, autoriza expresamente a Alamo Networks, S.L.U. a tratar dichos datos de forma informótica y poderlos incorporar a su base de datos. El usuario podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de sus datos de carácter personal, en los términos establecidos por la LOPD, en el domicilio fijado en C/ Alamo 8, 30850,Totana (Murcia). Para su mayor comodidad podrá ejercer los derechos también por correo electrónico en la dirección info@murcia.com
Murcia.com
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información