Murcia.com

El fotógrafo de Auschwitz: Alberto Israel Errera

Fuente:

El fotógrafo de Auschwitz: Alberto Israel Errera

Alberto Israel Errera (Salónica, 1913, Auschwitz-Birkenau, 1944) era un oficial greco-judío. Se le atribuye el que tomó las fotos, denominadas del Sonderkommando, en agosto de 1944. 

Se le atribuye a este fotógrafo dicho álbum, aunque todavía la autoría es muy controvertida, si las realizo todas o solo una parte. Este álbum consta de 198 fotografías. Diferenciar estas fotos, que fueron fotografías del área del crematorio, porque otras fotografías de dicho campo, se hicieron por otros departamentos. 

Con buen razonamiento, en un digital, Mensahe Zugman, con fecha del 11 de abril de 2021, indica: "Díganme ustedes, ¿qué probabilidades hay que alguien consiga una cámara fotográfica en Auschwitz, que consiga sacar fotos durante el proceso del extermino, que no sea atrapado, que esconda la cámara, que se vele el rollo, que se consiga sacar el rollo fuera del campo y que las fotografías, lleguen a nuestras manos?". 

Esta pregunta es esencial en el tema que estamos tratando, porque en definitiva, nos enfrentamos a dos grandes-graves-radicales problemas, el problema del mal-maldad, casi, diríamos la "maldad industrial", y, cómo, cómo enfrentarnos teórica y en la práctica, a que esta situación no se vuelva a producir, de esta manera, o de otras… 

Porque la pregunta es enormemente pertinente, seria, precisa, aguda, hagámosla de otras maneras y formas, ¿de las decenas de genocidios, que han existido en el siglo veinte, de los miles de campos de trabajo y de concentración y de exterminio que han existido en el siglo veinte, en unas geografías culturales o ideológicas o, en otras, de cuántos quedan testimonios fotográficos, quedan imágenes…? 

El gran periodista y escritor Pedro J., hasta dónde sé y conozco, he leído varias veces, según su testimonio, es casi experto en las distintas fases de la Revolución Francesa, y, en sus diversas etapas y, aplica, la sucesión de esos fenómenos y etapas, induciendo-deduciendo ideas-conceptos, para otros fenómenos históricos, de alguna manera, por analogía, aplicándolos a España. De alguna manera, modestamente, este escribiente, durante décadas se ha planteado el problema del mal-maldad del ser humano, tanto a nivel individual, grupal, colectivo, social, estatal, cultural, psicológico, moral, metafísico, económico, político, ideológico, etc. 

Debo indicar, que en Auschwitz, como símbolo y como realidad, como signo y como significante, el mal y la maldad se expandió enormemente, el mal-maldad a nivel industrial, producción en serie de la maldad – acéptenme con sumo respeto el término-., tal es así, que pasarán siglos, y, a no ser, que se vuelva a repetir, otro fenómeno similar, esperemos que no, deseamos que no, escribimos y pensamos para que no. Pasarán siglos y no lo comprenderemos-entenderemos-asimilaremos-concebiremos. No soy judío, ni de herencia judía, por lo cual, indico esto, para que nadie, ni de un lado, ni de otro, piense que abordo este tema, para intentar, resolver los traumas familiares que se hayan dado en mi origen. 

Dicho lo anterior, en los varios artículos que he ido escribiendo-redactando sobre este tema, o temas conexos, hemos ido buscando, diríamos, explicaciones-razones-motivos-causas-porqués. Si es que esta macrotragedia tiene alguna explicación. Hemos bebido de las fuentes del mal, que Leibniz indica, y, la hemos citado, hemos buscado, en el Catecismo Católico, de 1992, y, hemos admitido que el Mal como personificación existe, el Tentador, figura admitida por el judaísmo ortodoxo y los cristianismos. Hemos buscado en las aguas, del enorme temor producido por las revoluciones sociopolíticas del país al Este de Alemania, que se extendieran a este país, hemos buscado en todas las razones sociopolíticas y económicas de la República de Weimar, aplicación de los siete pecados capitales a esta cuestión, las apropiaciones o subastas de los bienes de los judíos que eran llevados a los trenes, hemos también buscado y horadado en la personalidad del máximo dirigente, sus traumas de infancia, quizás, no sea baladí, que las dos grandes no-democracias de Europa, de ese tiempo, hayan estado sustentadas por personas, que en su infancia-adolescencia, sus progenitores varones, los maltrataban… 

En un modesto artículo, de mil palabras, no podemos acceder a todas las explicaciones. Pero hoy, quisiera fijarme en este aspecto. Es obvio, nadie negará, que un niño o niña nace todavía sin formarse-conformarse totalmente. Es obvio y evidente, nadie lo negará, que quizás, no hayamos dado suficientemente cuenta e importancia, que al no estar el cerebro-yo-persona-personalidad hecha, es decir, es la etapa de la existencia, que se conforman las redes neuronales. Es decir, si éstas no se conforman con un sentido de bien-bondad, de distinguir entre el bien o el mal, entonces, esa persona, lleva en su seno, una raíz rota, está destrozado por dentro. 

Dicho de otra manera, me pregunto, no tengo los conocimientos suficientes, "si la conformación neuronal, en los primeros meses y años de un ser humano, si no se realiza, de manera correcta, en un ambiente de amor y de paz y de bondad, incluso, con las dificultades propias, nos podríamos encontrar que surgen esos monstruos que después tenemos que sufrir…". 

¿O, surgen esas personalidades, que llamamos psicópatas, sociópatas, que no se consideran por la psiquiatría y psicología académica y oficial, como enfermedad mental, sino una personalidad malvada…? 

Dicen, que este siglo veintiuno, será el siglo del descubrimiento del cerebro, no sé, si será totalmente bueno, pero desde luego, quizás, nos abra la respuesta a cientos de cuestiones, que llevamos siglos y milenios, preguntándonos. Yo, no veré la solución. Pero, pienso que una explicación del mal y de la maldad, en todos los estados o áreas o materializaciones, en mayor grado o en menor, sin abolir, otras variables y circunstancias, y causas, ¿podría estar, no solo en la posible genética, que algunos hablan, sino en un desarrollo psicológico moral, inapropiado, tanto en la etapa epigenética del embarazo, en los primeros meses de bebé del niño o niña, en los primeros años de la primera infancia, y, diríamos esencialmente, hasta la adolescencia…? 

¿Si nos encontramos, como en esos dos casos anteriores, que hemos mencionado, que se produjeron en Eurasia, que el padre era alcohólico, que parece ser pegaban a la madre, incluso a ellos hasta la crueldad, pueden surgir la personalidad que después, cuándo tuvieron el poder máximo, mandaron hacer, lo que hicieron, es decir, millones de personas, murieron en campos de concentración o de exterminio o de trabajo…? 

¡Quizás, estas palabras, no puedan consolar, a los que están entre las cenizas de la tierra, ni menos, a sus descendientes, pero quizás, sea una pequeña explicación, que expertos en todas las ciencias, podrían estudiar, investigar, analizar, ponderar, valorar y, junto con otras razones-motivos-causas, quizás, podamos intentar conocer mejor el corazón humano, y quizás, evitar próximas hecatombes-terremotos de este tipo, en todos los lugares del mundo…! ¡Paz y bien, que nos diría Francisco de Asís…!  

El fotógrafo de Auschwitz: Alberto Israel Errera - 1, Foto 1
Murcia.com

Comenta esta noticia en Facebook

Si quieres realizar algún comentario sobre esta noticia a los administradores de Murcia.com, rellena el siguiente formulario:

Enviar notificación Código: 2022518
El titular de los datos personales, recogidos en este formulario, autoriza expresamente a Alamo Networks, S.L.U. a tratar dichos datos de forma informótica y poderlos incorporar a su base de datos. El usuario podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de sus datos de carácter personal, en los términos establecidos por la LOPD, en el domicilio fijado en C/ Alamo 8, 30850,Totana (Murcia). Para su mayor comodidad podrá ejercer los derechos también por correo electrónico en la dirección info@murcia.com