Murcia.com

Gobekli Tepe

Fuente:

Gobekli Tepe

DATOS Y CITAS:

Cortesía de wikipedia.

Göbekli Tepe (en turco, Colina panzuda o Colina del Ombligo) es un antiguo santuario que se levanta en el punto más alto de una extensa cadena montañosa situada a unos 15 kilómetros al nordeste de la ciudad de Sanliurfa (antigua Urfa/Edesa), en el sudeste de Turquía, cerca de la frontera con Siria. El lugar, que actualmente está siendo excavado por arqueólogos turcos y alemanes, fue levantado por cazadores-recolectores en el X milenio a. C. (entre 9600 y 8200 a. C.),1​2​ antes de que comenzara la sedentarización. Sin que se sepa el motivo, todo este complejo de piedras, pilares y esculturas fue deliberadamente enterrado sobre el 8000 a. C., permaneciendo abandonado por espacio de 500 años. Juntamente con Nevalı Çori, este yacimiento ha revolucionado la comprensión del Neolítico euroasiático. Contiene el complejo megalítico más antiguo que se conoce hasta hoy, construido seis mil años antes que el monumento de Stonehenge.3​ Se le considera el templo o santuario más antiguo del mundo,4​ donde pudo nacer «la conciencia de lo sagrado» que dio paso a «la chispa de la civilización».5​

En 2018, el sitio fue designado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.6​

Göbekli Tepe está situado en el sudeste de Turquía. Fue señalado ya en una prospección estadounidense en 1965, cuando reconocieron que la colina podía no ser enteramente natural, pero dieron por supuesto que debajo yacía un cementerio bizantino.7​

En 1994 el arqueólogo alemán Klaus Schmidt se encontraba realizando un reconocimiento de los sitios arqueológicos de la región. Según Schmidt, los fragmentos de piedra que se encontraban en la superficie de Göbekli Tepe lo llevaron a deducir inmediatamente que aquel era un sitio prehistórico, no medieval como se pensaba anteriormente.8​ Anteriormente, la colina había sido cultivada durante generaciones y los habitantes locales habían retirado las rocas, apilándolas en montones para despejar sus campos; muchas evidencias arqueológicas han podido ser destruidas durante este proceso.7​

Desde 1994 las excavaciones han sido dirigidas por el Instituto Arqueológico Alemán y los científicos turcos del Museo de Sanliurfa, bajo la dirección de Klaus Schmidt. Investigadores de la Universidad de Karlsruhe comenzaron a documentar los vestigios arquitectónicos y pronto descubrieron las columnas en forma de T, algunas de las cuales han sufrido aparentemente intentos de destrucción.7​ Después del fallecimiento de Schmidt en 2014,9​ el profesor Ricardo Eichmann, del Instituto Arqueológico Alemán, asumió la dirección de las excavaciones.10​11​

 Göbekli Tepe es el lugar de culto religioso más antiguo del mundo descubierto hasta ahora.12​ Hasta que las excavaciones comenzaron, no se consideraba posible un complejo de este tamaño para una comunidad tan antigua. La sólida secuencia estratigráfica sugiere varios milenios de actividad, retrotrayéndose posiblemente hasta el Mesolítico.

El estrato III, nivel de ocupación más antiguo, datado en el Neolítico precerámico A (PPNA, por sus siglas en inglés) comenzaría hacia el 9000 a. C., y contiene pilares monolíticos enlazados entre sí por toscos muros que forman estructuras circulares u ovales. Hasta ahora se han descubierto cuatro construcciones de este tipo, que miden entre 10 y 30 metros de diámetro. Pero los reconocimientos geofísicos indican la existencia de 16 estructuras más.

El estrato II, datado en el Neolítico precerámico B o PPNB, entre 7500-6000 a. C., reveló restos de varias habitaciones adyacentes de forma rectangular con pavimentos de cal pulimentada, que recuerdan los suelos de opus signinum de la Antigua Roma. El nivel más reciente consiste en sedimentos depositados como resultado de la actividad agrícola.

Los monolitos están decorados con relieves tallados de animales y de pictogramas abstractos. Estos pictogramas pueden representar lo que se interpreta habitualmente como símbolos sagrados, similares a los que en otras partes aparecen pintados en cuevas también neolíticas. Estos relieves figurativos, cuidadosamente esculpidos, representan leones, toros, jabalíes, zorros, gacelas, asnos, serpientes y otros reptiles, insectos, arácnidos y pájaros, especialmente buitres y aves acuáticas. En la época en que el santuario fue construido, el medio circundante era probablemente mucho más lozano que en la actualidad, siendo capaz de sostener gran variedad de vida salvaje; eso fue antes de que los muchos milenios de asentamientos humanos y la agricultura la convirtieran en la polvorienta región que es ahora.13​

Los buitres son también característicos de la iconografía de yacimientos neolíticos como Çatalhöyük y Jericó; se supone que en las culturas tempranas del Neolítico de Anatolia y el Próximo Oriente se exponía a los difuntos al aire libre de manera deliberada para que fuesen descarnados por los buitres y otras rapaces. La cabeza del difunto a veces era separada del cuerpo y preservada aparte, quizás como un signo de culto a los ancestros.14​ Esto podría representar una temprana forma de entierro a cielo abierto, como todavía hoy lo practican los budistas en Tíbet y los zoroastrianos en India.

Se han descubierto pocas formas humanoides en Göbekli Tepe: entre ellas encontramos un relieve que representa a una mujer desnuda, en postura frontal y agachada, que Schmidt relaciona con las figurillas pertenecientes al Neolítico del norte de África y conocidas como Venus accueillante. También aparece al menos un cuerpo decapitado rodeado por buitres. En algunas de estas columnas en forma de T hay brazos grabados que podrían representar humanos estilizados o dioses antropomorfos. En otro caso encontramos una decoración de manos humanas que podría interpretarse como un ademán de oración, con una simple estola grabada en la parte de encima; el conjunto ha sido propuesto como la representación de unos sacerdotes en un templo.

CONCLUSIONES:

Como vemos se trata de recintos de forma circular hechos de piedras y mortero, en los que hay insertados unos monolitos en forma de T que pueden medir unos 5m. y pesar unas diez toneladas. Y en el centro de estos círculos hay dos monolitos enfrentados que miden 6m. y pueden pesar entre 20 y 50 toneladas.

Algunos de estos recintos circulares pueden tener 30 m. de diámetro y gracias a radares de penetración  se estima que en una superficie de 90.000 m2 puede haber unos 16 de estos recintos enterrados. Y también que debajo de estos primeros recintos hay otros enterrados.

Esto ha sido datado por los arqueólogos oficiales en torno a 11.000 años, teniendo en cuenta los restos orgánicos encontrados. Y se puede decir que se aproximan a la fecha real, 12.500 años.

Sin embargo hay algo que no encaja: En primer lugar si estos primeros recintos tienen esa datación ¿Qué datación tienen los que están debajo de estos primeros recintos? Siempre que hablemos del método ortodoxo y tradicional de datación. Ya que los verdaderos constructores tenían una tecnología de ablandamiento de rocas, que transportaban levitando hasta su lugar definitivo. Tendrían sus motivos para construir uno de estos recintos encima de otro. Y desde luego lo harían al mismo tiempo cronológicamente hablando.

Y por otra parte teniendo en cuenta que hay muchas de estas construcciones enigmáticas que están enterradas por distintas partes del mundo. Que por supuesto no fueron los hombres de la edad de piedra quienes las construyeron y enterraron. Como lo atestigua la conocida tumba de Antíoco que también está en Turquía, y se trata de un enorme túmulo hecho de piedras sueltas, que los arqueólogos llevan décadas tratando de excavar. No soy un experto pero que yo sepa las piedras no se sedimentan de esa forma y además se trata de un túmulo que destaca y está fuera del contexto geológico de esa zona.

Estaríamos hablando por todo esto de un túmulo artificial. Si las construcciones de Gobekli Tepe se enterraron de una forma artificial, la datación oficial queda en entredicho.

También podemos ver que estos monolitos están rotos. Eso no lo han hecho los arqueólogos, ya que son muy cuidadosos (demasiado lentos, para finalmente llegar a conclusiones infantiles). Por tanto eso lo hicieron los verdaderos constructores antes de enterrar este lugar tal como hemos visto en Cala Morell y en el obelisco inacabado de Asuan y veremos en más sitios.

Por tanto fueron los verdaderos constructores los que enterraron lo que quiera que hay debajo de ese túmulo, cuando tuvieron que abandonar el planeta muy a su pesar y abandonarnos en un estado muy vulnerable, ya que no habíamos asimilado nada de su increíble tecnología y su enorme saber. De quienes podemos ver su representación en piedra al lado mismo del túmulo.

 En los monolitos que hasta ahora se han desenterrado en Gobekli Tepe podemos ver monolitos que tienen desperfectos y puesto que estaban enterrados, estos desperfectos estaban antes de ser enterrados.

Según la arqueología oficial este lugar fue abandonado por los hombres de la edad de piedra, que según dicen fueron quienes lo construyeron.

En este lugar se ha visto mediante radares de penetración terrestre que hay otros 16 recintos enterrados en una superficie de 90.000 m 2, por lo que estamos hablando de 1.000.000 de metros cúbicos de tierra que fueron necesarios para enterrar los 16 recintos.

Pero si tenemos en cuenta que hay mas recintos debajo de estos ¿De qué volumen de tierra estamos hablando? Fácilmente podrían ser en total 2.000.000 de metros cúbicos de tierra. Sin entrar a considerar que es muy posible que haya otros complejos megalíticos como este en los alrededores.

En primer lugar está claro que este complejo jamás lo pudieron haber construido los supuestos hombres de la edad de piedra para hacer una entrada al inframundo, según afirma la ciencia oficial.

Y mucho menos enterrarlo porque parece ser que cambiaron de religión. Lo cual es otro absurdo más añadido, ya que los supuestos hombres de la edad de piedra no podrían tener ese concepto místico o religioso en la mente.

Y desde luego no creo en absoluto que los supuestos hombres de la edad de piedra se dedicasen a partir estos monolitos teniendo en cuenta el trabajo ingente e imposible que les hubiese costado construirlo.

Solo hay que ver las imágenes y hacerse una idea de la envergadura de los monolitos para darse cuenta que no encaja la versión oficial.

Los hombres de la supuesta edad de piedra no se tomarían semejante trabajo para enterrar esas construcciones.

 Hay una pieza cuadrada tirada en el suelo y rota, que según dicen era la puerta de ese recinto. Y lo cierto es que pudiera ser así, pero tampoco lo sabemos, ya que hay otra pieza más pequeña y de forma redonda en el interior del recinto. También podemos ver que los monolitos están como desgastados por la parte de arriba. Y también  podemos ver que algunos de estos monolitos están partidos y a otros les faltan algunos trozos.

Los arqueólogos oficiales dicen que era un lugar donde están representados los animales del inframundo y que los hombres de la edad de piedra colocaban en este lugar a sus seres queridos fallecidos para que los buitres los descarnasen.

Cuesta creer que aquellos hombres tuviesen un sentido religioso tan acusado como para hacer estas construcciones por tal motivo, suponiendo que hubiesen tenido los conocimientos necesarios de arquitectura, de matemáticas, de física y de arte como para construir estos enormes complejos.

Según los arqueólogos se han encontrado huesos de los hombres de esa época en este lugar.

Pero si estos lugares fueron enterrados por los hombres de la edad de piedra, es de suponer que los cadáveres se pusieron antes de enterrar Gobekli Tepe. Lo que nos lleva a preguntarnos. ¿Dónde están las pruebas; es decir los huesos? ¿Acaso se han datado por laboratorios independientes? No hay imágenes de esos restos de huesos humanos.

Una vez más estamos viendo como la arqueología oficial se saca un conejo de la chistera. Que viene a confirmar de una forma irrefutable su versión.

También dicen que en los alrededores de Gobekli Tepe hay muchos restos de animales, con muchos huesos que estaban rodeados de carne y por tanto se trata de una celebración de personas de aquella época que venían de distintos lugares. Y como prueba nos enseñan unos huesos sacados de su contexto estratigráfico. Tratando una vez más a toda la humanidad y a las otras disciplinas científicas como a niños.

El sentido que podrían tener estos huesos es que efectivamente en ese lugar se reunían los humanos de aquella época. Pero no los humanos de la edad de piedra que procedían del mono.

Sino nosotros ya que nuestros primeros antepasados vieron quien construía esos lugares, vieron cómo los construían y vieron para qué servían.  Íbamos a esos lugares de los que salían animales de una forma inexplicable, que los Dioses habían roto y abandonado de una forma repentina después de generar una tormenta de rayos y arrojarla sobre ese lugar, para después marcharse muy a su pesar y con lágrimas en los ojos.

Y esperábamos que volvieran, implorábamos que volvieran y rezábamos que volvieran, pues sin ellos nos sentíamos como perdidos.

Considerando que todos estos lugares que están por todo el mundo son construcciones inexplicables y anacrónicas. Que la arqueología oficial dice que son tumbas o templos y que las construyeron los hombres de la edad de piedra poniendo troncos de árbol debajo de las piedras y tirando con cuerdas. Esto es absurdo e infantil, a lo que hay que buscar otra explicación y como veremos más adelante este lugar y otros parecidos son máquinas.

Las maneras de inutilizar estos lugares que he detectado hasta la fecha son: No terminando las construcciones, arrojar una tormenta de rayos o una nube eléctrica sobre estas construcciones, partir estas construcciones, enterrar estas construcciones, taponar conductos como en la gran pirámide, derruir estas construcciones, desenterrando, rompiendo o deformando los mal llamados sarcófagos, que son en realidad cavidades resonantes, como en el Serapeum. Estas pruebas están por todo este tipo de construcciones inexplicables que están por todo el planeta y la que más me ha impresionado debo decir que es el Coliseo de Roma, que está plagado de impactos de rayos por el interior y por el exterior.

La arqueología oficial dice que estas piedras las sacaron los hombres de la edad de piedra de una cantera y las transportaron “remando” con palos a modo de cuña. Pero una vez más cuesta aceptar que los supuestos hombres de la edad de piedra tuviesen una motivación tan fuerte como para hacer ese gigantesco complejo, teniendo como única herramienta troncos de árbol, cuerdas y piedras para golpear otras piedras y darles forma.

Estas herramientas no encajan con el concepto arquitectónico y artístico que requiere esa construcción, luego está claro que este tipo de herramientas no encajan con esa construcción, ni con los conocimientos que tenían los supuestos hombres de la edad de piedra.

En los alrededores de Gobekli Tepe está la cantera de donde salieron los monolitos en forma de T y está a 10 o 15 Km. De este lugar. Por lo que difícilmente pudieron ser traídos esos monolitos remando, y mucho menos enteros.

En las inmediaciones podemos ver los restos de lo que posiblemente sería uno de estos monolitos en forma de T. Que según dicen los arqueólogos se rompió y lo abandonaron.

Pero si nos fijamos en las piedras de esta supuesta cantera, tienen un aspecto reblandecido. Luego los monolitos en forma de T, ya estaban reblandecidos cuando salían de esta cantera y eran transportados a pocos centímetros del suelo. Ya que los verdaderos constructores con toda seguridad dominaban la gravedad.

Es lógico pensar esto ya que sería más fácil sacar el obelisco de la roca madre si estaba ya reblandecido y además disponían de esa tecnología.

Pero vamos a considerar algún detalle de ese obelisco sin terminar de dar forma: Ese obelisco estaba ya reblandecido y por tanto ya tenía ese poder tecnológico.

Pero en ese instante se aborto la construcción y fue cuando partieron el obelisco sin terminar y lo abandonaron. Es lógico pensar que lo partieron, porque los verdaderos constructores lo sacarían entero.

Además si examinásemos las rocas de alrededor de esta supuesta cantera veríamos que son distintas. Ya que no fueron reblandecidas.

Pero hay otro detalle; este lugar de Gobekli Tepe estaba funcionando a lo largo de un periodo de tiempo que no está determinado. Como lo atestigua el hecho de que haya más construcciones debajo de Gobekli Tepe (Ocurre lo mismo que en Stonehenge).

El que haya más construcciones debajo de estos lugares quiere decir que las primeras tenían un cierto tiempo de funcionamiento y al terminarse se enterraban y se volvía a construir encima de las primeras. Lo que nos lleva a preguntarnos ¿Por qué los verdaderos constructores construyeron estas maquinas con piedras? Pues con toda seguridad podrían construirlas con otro tipo de materiales más sofisticados. Yo creo que estaban haciendo todo de forma furtiva procurando que no se enterasen sus enemigos, como finalmente ocurrió.

En las inmediaciones de Gobekli Tepe hay marcas en el suelo que nos indican que se iba a construir algo con la tecnología de ablandamiento y generación de formas.

Luego a pesar que ese lugar estaba funcionando se seguía construyendo:

Rafael Alfonso Alfaro García

Gobekli Tepe - 1, Foto 1
Gobekli Tepe - 2, Foto 2
Murcia.com

Comenta esta noticia en Facebook

Si quieres realizar algún comentario sobre esta noticia a los administradores de Murcia.com, rellena el siguiente formulario:

Enviar notificación Código: 202271
El titular de los datos personales, recogidos en este formulario, autoriza expresamente a Alamo Networks, S.L.U. a tratar dichos datos de forma informótica y poderlos incorporar a su base de datos. El usuario podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de sus datos de carácter personal, en los términos establecidos por la LOPD, en el domicilio fijado en C/ Alamo 8, 30850,Totana (Murcia). Para su mayor comodidad podrá ejercer los derechos también por correo electrónico en la dirección info@murcia.com