Murcia.com

¿La justicia restaurativa cubre las necesidades y los derechos de las víctimas?

Fuente:

Navarra, el País Vasco y Cataluña han impulsado programas basados en la mediación que se centran en las necesidades de las víctimas y que se han mostrado eficaces en distintas partes del mundo

¿La justicia restaurativa cubre las necesidades y los derechos de las víctimas?

La UOC organiza un simposio en el que se abordará la escasa implantación en España de encuentros restaurativos, diálogos de grupo o círculos de pacificación y cómo estos se han adaptado a la situación pandémica

¿Hacer justicia es solo castigar al delincuente? Muchos podrían estar de acuerdo con esta máxima, pero satisfacer las necesidades de las víctimas y evitar la reincidencia tendrían que estar, para otros tantos, entre las prioridades de un proceso penal. Es así como nació la justicia restaurativa, basada en encuentros entre víctimas y personas ofensoras, de manera voluntaria y para explorar las causas y las consecuencias del hecho, dirigidos por profesionales, la cual ha dado buenos resultados en muchos países del mundo, como Nueva Zelanda, así como en proyectos puntuales en comunidades autónomas como Navarra. Pero aún queda recorrido. "En España sigue teniendo un papel muy secundario", lamenta Josep Maria Tamarit Sumalla, catedrático de Derecho Penal e investigador líder del grupo Sistema de Justicia Penal (VICRIM) de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Considera que una cultura judicial "legalista", los intereses de determinadas profesiones y el "miedo al cambio" han frenado el desarrollo de estos programas, que en donde se han instaurado han dado buenos resultados.

Es el caso del Servicio de Mediación de Navarra, que abrió 314 expedientes en 2020, la mayor parte de lesiones y amenazas, y, pese a la pandemia, cerró de manera positiva un 70 %. Durante abril del año pasado, en pleno confinamiento, se mantuvieron abiertos 32 casos y 23 se derivaron ya en estado de alarma, según un estudio. Diferentes plataformas de videollamadas consiguieron mantener los encuentros de manera incluso "más rápida de lo habitual" y los profesionales detectaron que las personas implicadas se mostraron "muy receptivas y accesibles, incluso agradecidas de ser atendidas" en esa situación de crisis sanitaria. Y es que, pese a que la base de la justicia restaurativa es el contacto físico de ambas partes del conflicto, la COVID-19 ha impulsado el encuentro virtual como una nueva herramienta. Este será uno de los temas que tratará la X Jornada de Criminología. Justicia Restaurativa: Expectativas y Resultados en Tiempos de COVID, que organizan los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC y el Centro de Estudios Jurídicos y Formación Especializada el 29 de septiembre.

En el País Vasco, el número de casos que se tratan por medio de la justicia restaurativa también ha crecido a lo largo de los años. Se han triplicado, por ejemplo, en seis años los casos de la jurisdicción de Familia[GF1]  y han llegado a los 1.209 expedientes, en datos de 2019. Del total, en la mitad se realizó un proceso restaurativo y el 75 % finalizó en acuerdo. Los diversos estudios hechos a lo largo de los años también demuestran la eficiencia del sistema en cuanto a la reducción de juicios, que se detectó en Nueva Zelanda, o a los costes de encarcelación, en Estados Unidos. Y es que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) publicó un manual en el cual se animaba a adoptar este tipo de programas, en 2006, por "la creencia de que las partes de un conflicto deben estar activamente involucradas para resolver y mitigar sus consecuencias negativas". Además, defendía que la justicia restaurativa "apoya a las víctimas, les da voz, las motiva a expresar sus necesidades y les permite participar en el proceso de resolución". Pese a que han pasado quince años, y que el Consejo de Europa también ha recomendado adoptar estos programas, "la mayor parte de estados han dado pocos pasos eficaces para impulsar su aplicación", reprocha Tamarit. Además, subraya que la justicia convencional "ha evidenciado sus dificultades para dar respuesta a los derechos de las víctimas y a la finalidad de reinsertar socialmente a las personas ofensoras, por un lado, y restaurar las relaciones sociales, por el otro".

Para poder avanzar en este tipo de justicia, el catedrático de Derecho Penal apuesta por una "reforma legal" que ofrezca garantías a todas las partes implicadas. Así, enumera que la normativa debe "regular la relación entre los procesos restaurativos y el proceso penal" así como "sus efectos" y dotar de medios para que las personas que medien en el proceso sean "profesionales". Solo así, añade, se podrá "imprimir a la justicia restaurativa el impulso que necesita". Pese a estas carencias, el Consejo General del Poder Judicial reconoce en una guía de 2016 que la mediación intrajudicial penal es una técnica de justicia restaurativa que supone "un cambio de cultura" tanto para la sociedad como para los profesionales del sistema y apoya su introducción para "devolver a la sociedad civil su responsabilidad de resolver el conflicto". También el Ministerio del Interior sigue avanzando en la iniciativa Diálogos restaurativos, que en 2021 está presente en catorce comunidades y en la que participaron, en 2020, un total de 855 presos.

"La idea de reparar resulta inadecuada o insuficiente si se entiende como deshacer lo que se ha hecho o poner nuevamente las cosas en el punto donde se encontraban", razona el investigador de la UOC, pero la justicia restaurativa tiene, apunta, un carácter "transformador". "Si tenemos en cuenta que el delito puede haber sido consecuencia de una situación, en el ámbito social, familiar o institucional, que puede ser cambiada, el delito genera una oportunidad para transformarla", concluye. Con relación a esta cuestión, Tamarit participó en un estudio sobre los casos de abusos de la Iglesia católica a menores, que concluyó que la aplicación de justicia restaurativa permitiría "asumir responsabilidades individuales e institucionales, así como recuperar la confianza y la legitimidad perdidas o cuestionadas por las víctimas". 

¿La justicia restaurativa cubre las necesidades y los derechos de las víctimas? - 1, Foto 1
Murcia.com

Comenta esta noticia en Facebook

Si quieres realizar algún comentario sobre esta noticia a los administradores de Murcia.com, rellena el siguiente formulario:

Enviar notificación Código: 2022519
El titular de los datos personales, recogidos en este formulario, autoriza expresamente a Alamo Networks, S.L.U. a tratar dichos datos de forma informótica y poderlos incorporar a su base de datos. El usuario podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de sus datos de carácter personal, en los términos establecidos por la LOPD, en el domicilio fijado en C/ Alamo 8, 30850,Totana (Murcia). Para su mayor comodidad podrá ejercer los derechos también por correo electrónico en la dirección info@murcia.com