Murcia.com

La divina comedia

Autor:

La divina comedia

No hay nada nuevo bajo el sol, proclama el Eclesiastés dando cuerpo doctrinal al ciclo como ley natural y humana. La coyuntura actual, en parte, viene recogida por la Divina Comedia (primer cuarto del siglo XIV) de Dante y el Gran Teatro del Mundo (primera mitad del siglo XVII) de Pedro Calderón de la Barca. Es decir, entre ambos hay una diferencia de trescientos años, pero se ajustan perfectamente a los ecos estridentes del  mundo actual. Cualquiera de ellos hubiera servido como titular exacto. Sin embargo, me decidí por Dante porque habla del infierno y, aunque creo que la farsa es sustantiva de los acontecimientos vigentes, la situación infernal —tomada en sentido figurativo— parece más acorde a la realidad circundante. A nivel nacional quizás fuera oportuno El Gran Teatro, pero los fragores internacionales anteponen La Divina Comedia.

Pese a lo dicho, pondré el foco en Calderón cuando me refiera a la problemática nativa por su tramoya. Volvamos a la esfera internacional abrasada en apariencia porque estrategia es sinónimo de confusión. La Divina Comedia está formada por tres “cánticas”: Infierno, Purgatorio y Paraíso. Infierno consta de nueve círculos: Limbo constituye el primero y reúne no bautizados (reminiscencias dogmáticas), glotones y lujuriosos. ¿Es, tal vez, una evocación a la sociedad española? Violencia es atributo del séptimo. Fraude conforma el octavo y Traición el noveno. ¿Acaso ya Dante pronosticaba el carácter del gobierno español y de su presidente? El autor, coloca a Satán en el centro del noveno y su rostro, con tres caras, significa la traición a Dios. ¿Será esta la causa de llamar a Sánchez Satanás por parte de una muchedumbre políticamente incorrecta, o no tanto?

Hoy estamos centrados en el séptimo círculo ya que una violencia recurrente —asimismo altiva, emblemática, disuasoria— se interpone a Ucrania y OTAN. Rusia, sometida a cierta debilidad económica, ha apostado un gigantesco ejército en la frontera con Ucrania y Biden augura su invasión, pero sospecho que todo se reduce a una burda maniobra para mostrar músculo. Algún expolítico-analista, necio y español, pontifica el hecho asegurando que Rusia debe proteger sus fronteras. Cierto, pero no anexionándose parte del territorio vecino. En dos mil catorce, Rusia incorporó unilateralmente la península de Crimea en una operación parecida al Anschluss expansionista alemán. Ucrania, más pronto que tarde, será miembro de la UE y OTAN. Rusia muestra su poderío previendo que dicho país pida entrar rápidamente en esas sociedades que tanto incomodan a Putin.

Es evidente que ni por litigios económicos, ni por riesgo de alterar el statu quo actual (incluyendo Crimea), la zona no es explosiva. Distinto sería que Putin pecara de Hitler y quisiera extender sus amplias posesiones, hipótesis descabellada. Si iniciara una invasión, Crimea sería objetivo de interés euro-estadounidense y Rusia probablemente la perdiera con infortunio social (incluido reproche político) y económico insospechado. Solo un dato: El PIB de EEUU y UE juntos es varias decenas superior al PIB de Rusia. Desconozco qué detalles militares pueden desequilibrar la balanza entre ambos ejércitos, aunque temo que su desproporción sea parecida a la económica pues “poderoso caballero es don dinero”. Si se actúa con sosiego e inteligencia, los argumentos expuestos poseen gran entidad. Por tanto, pese a informaciones dramáticas y declaraciones fuera de tono, no parece existir resquicio de conflicto armado.

Este contratiempo ha desvelado algo más preocupante que la hipotética invasión de Ucrania: una Unión Europea inexistente. España, Polonia, Repúblicas Bálticas y algún otro país ejemplar han enviado hombres y/o material militar para incrementar lo facilitado por EEUU y Gran Bretaña, auténticos salvaguardas. Dudas y parsimonia caracterizan un comportamiento insólito de Alemania y Francia, olvidando la solidez conseguida por Hitler ante las actitudes apáticas de Gran Bretaña y Francia en los preludios de la Segunda Guerra. Desde un punto de vista político-jurídico-militar (el económico tampoco parece ideal), la Unión Europea deja mucho que desear y su consecuencia es el incremento de euroescépticos. No habrá pugna armada porque la disposición del despliegue parece indicar una pura exhibición de músculo militar, pero los dientes hay que enseñarlos cuando sea preciso. Ya lo dice el proverbio: “si quieres la paz, prepárate para la guerra”.

Donde se encuentra el infierno, donde están presentes todos los demonios de la guerra sin trascendencia ni cobertura mediática, es en el Pacífico Occidental. El crecimiento económico del gigante asiático inquieta a EEUU, Japón, Corea del Sur y directamente a Formosa. Al parecer, escuadrillas chinas invaden frecuentemente el espacio aéreo de Taiwán poniendo en peligro el equilibrio de la zona. Los últimos años, China ha aumentado su PIB de manera acelerada y descomunal creando tensiones sin precedentes en las zonas limítrofes y en EEUU que ve peligrar el indiscutible liderazgo económico. He aquí porqué cualquier pequeño error llevaría a una confrontación de consecuencias terribles. ¿Puede negarse que varios submarinos nucleares estadounidenses se encuentren situados estratégicamente sin levantar ninguna sospecha? Su capacidad atómica y convencional es inimaginable. Son dispositivos disuasorios en cualquier escenario.

Vamos a imbricar La Divina Comedia y El Gran Teatro del Mundo con “El Gran Circo” de Pierre Clostermann, intrigas internacionales al margen, porque ahora hablaremos solo de España. Sánchez imagina que oprime un gran país, pero uno u otro le descubre su error tratándolo de chiquilicuatre. Hoy lo ha hecho Biden negándolo ante Polonia, calificada por medios sumisos de extremada y antieuropea. Recelo que el desaire se lo hace al presidente por encamarse con partidos comunistas e independentistas. Seguramente afecte también el desprecio infamante a las víctimas de terrorismo. España, sus gerifaltes, no es de fiar. Hoy conforma un gran teatro o circo que ocupa una extensión algo mayor de quinientos mil kilómetros cuadrados donde el relleno humano forma parte importante, justificativa, de lo que se supone Nación o Estado ¿democráticos? Falsa creencia. No mencionemos fiscalía ni judicatura; nos quedaríamos vergonzosamente cortos.

Un gobierno de chirigota cimienta un país de chirigota. El retoque laboral realizado bajo potestad de la podemita Yolanda Díaz, cuenta con una tímida y celosa oposición de Unidas Podemos para mitigar el protagonismo de doña Yolanda que pretende convertirse en la guía de una nueva y consolidada izquierda. De resultas, Belarra y Montero (doña Irene) “personajas” interinas, sustitutas, aparte de incumplir su papel quedarían ensombrecidas, sin cargos. Terrible, pues la señora Montero ha recibido ya su “herencia” quedándose económicamente desvalida. Sánchez se supera a sí mismo con las pensiones cuya subida, según él, paliará la pérdida de poder adquisitivo. El IPC ha subido un seis coma cinco y las pensiones dos coma cinco. Podría poner cincuenta mil ejemplos sanitarios, sociales, económicos, laborales, donde queda claro que nos tratan como enanos intelectuales y morales. España forma parte de una comedia-farsa perfecta, “divina”, convertida en el gran circo que nos distingue. 

La divina comedia - 1, Foto 1
Murcia.com

Comenta esta noticia en Facebook

Si quieres realizar algún comentario sobre esta noticia a los administradores de Murcia.com, rellena el siguiente formulario:

Enviar notificación Código: 202271
El titular de los datos personales, recogidos en este formulario, autoriza expresamente a Alamo Networks, S.L.U. a tratar dichos datos de forma informótica y poderlos incorporar a su base de datos. El usuario podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de sus datos de carácter personal, en los términos establecidos por la LOPD, en el domicilio fijado en C/ Alamo 8, 30850,Totana (Murcia). Para su mayor comodidad podrá ejercer los derechos también por correo electrónico en la dirección info@murcia.com