Murcia.com

Siete de cada diez espanoles no se han sentido a gusto en su casa durante el confinamiento

Fuente:

La COVID-19 ha disparado las reformas en los hogares españoles durante el verano un 43 % más respecto al mismo periodo del año pasado

Siete de cada diez espanoles no se han sentido a gusto en su casa durante el confinamiento

Este verano ha sido el verano de las obras en casa. Parece que el confinamiento de estos largos meses ha hecho que más de uno se haya fijado en los fallos, defectos y puntos débiles que tenía su hogar y con los que ha tenido que convivir durante el encierro. Lo que muchos se han ahorrado en viajes y vacaciones han decidido invertirlo en sus viviendas, las obras de mejora de los hogares españoles han aumentado un 43 % respecto al mismo periodo estival del año anterior, siendo Madrid (20 %) y Barcelona (15 %) donde más permisos de obra se han dado. Por ello Thyssenkrupp Home Solutions, la compañía de salvaescaleras para el hogar, ha realizado una encuesta entre sus clientes en la que siete de cada diez han confesado que no se han sentido totalmente a gusto en su casa durante el confinamiento, un 32 % han reformado algo durante el verano y un 38 % piensa hacerlo en los próximos meses. El salón (62 %), la cocina (46 %) y los baños (35 %) son lo más reformado. Querer ganar espacio en el salón reduciendo el tamaño de alguna habitación de menor uso, una cocina más amplia con muebles más funcionales y electrodomésticos más modernos y ganar espacio y seguridad en el baño cambiando la bañera por una ducha los motivos principales

Hacer obras está bien, pero en muchas ocasiones es un engorro y supone un gran gasto económico. Un hogar más cálido y acogedor también se puede conseguir sin liarse a martillazos. La decoración resulta decisiva para lograr que quienes lo habitan se sientan bien y sin necesidad de invertir grandes cantidades de dinero que no todo el mundo se puede permitir, por ello, los expertos de thyssenkrupp Home Solutions ofrecen una serie de consejos para darle a nuestras casas un aire nuevo y hacerlas más confortables, acogedoras, prácticas y seguras sin necesidad de una reforma:

¿Qué hace una decoración confortable?

  • La madera, el mimbre y los tejidos de algodón o lana son los materiales que más calidez dan al hogar.
  • Las plantas aportan toques de color naturales, relajan la vista, transmiten bienestar y embellecen cualquier estancia. Y cuidarlas es un buen pasatiempo.
  • Las alfombras dan sensación de confort a cualquier habitación
  • Menos es más. Las casas con muchos objetos agobian y no invitan a quedarse en ellas.
  • Un hogar funcional, ordenado y limpio tiene muchos puntos para resultar acogedor. Si todo es accesible y está bien organizado, será más agradable para pasar mucho tiempo en él.
  • Crear espacios para convivir es acoger y fomentar las relaciones familiares.

El color es decisivo

Tenemos que prestar atención a la iluminación natural de cada estancia. Si es oscura, hay que contrarrestar con tonos claros y si tiene buena luz, se puede jugar con más colores. Los tonos fuertes son muy llamativos, pero pueden provocar desasosiego, apostar por tonos neutros y naturales nos hará sentir más relajados y a gusto, podremos salpicar estos tonos con pequeños toques de color. Los colores más agradables a la vista son aquellos que nos recuerdan a la naturaleza: marrones, ocres, anaranjados, verdes y azules.

Si ponemos muchos colores distintos en sofás, cojines, alfombras, mantas, objetos decorativos, cuadros..., el resultado será un ambiente muy cargante a la vista. No hace falta que toda la casa guarde la misma relación de colores, ni que todo pegue con todo, pero sí que haya una coherencia cromática en cada habitación.

La luz, fuente de bienestar

Lo ideal es que la casa tenga mucha luz natural y grandes ventanas, pero ni eso se consigue siempre ni hay sol por la noche; así que, sea como sea, habrá que cuidar las lámparas para procurar una sensación acogedora. Una buena iluminación es aquella que resulta cálida y envolvente y, para conseguirlo, hay que instalar distintos puntos de luz. No solo la lámpara de techo y la de lectura, sino también algún foco en las estanterías, en un rincón... Mejor varios puntos de luz tenue, baja y difusa imitando la luz natural que una gran lámpara central para todo.

Los interruptores regulables son fáciles de instalar y permiten adaptar la iluminación a las necesidades de cada momento. Las bombillas de led suponen un gran ahorro en la factura y las hay de distintos grados de calidez.

Para mitigar la luz y preservar la intimidad hacen falta cortinas o estores pero no oscuras ni tupidas. Los tonos claros dan una mayor sensación de amplitud y bienestar. Las persianas venecianas son una solución magnífica para desviar el sol según convenga.

Objetos decorativos, fotos y recuerdos

  • Las casas son un reflejo de las personas que las habitan. Una vida está llena de recuerdos, experiencias y gente amada, pero cuando se viven muchos años, eso puede llevar a tener el hogar plagado de objetos que dificultan la limpieza y el orden.
  • Hay gente que es dada a tirar y gente que guarda. El equilibrio es lo ideal. Conviene desprenderse de lo inútil y, si no es posible, entender que no es necesario que todo esté expuesto. Las cajas de madera, cestos de mimbre o tela, arcones y cajoneras resultan decorativos y pueden esconder fácilmente lo que no se desea tirar.
  • Los marcos con fotografías acaban llenando estanterías, mesas y repisas y acumulando capas de polvo. Una solución es hacer una pared-museo. Veremos mejor las fotos y limpiaremos con más facilidad. Además, el que haya marcos con distintos tamaños y formas le dará un toque decorativo. Otra opción son los marcos electrónicos en los que se pueden cargar muchas fotos que irán cambiando poco a poco.

Nada más entrar

El recibidor debe ser práctico, sencillo y funcional; por ejemplo, con una cómoda de madera con cajones para guardar llaves, mascarillas, guantes o cualquier otra cosa que podamos necesitar para salir de casa. Un cuadro o un espejo, un objeto de decoración o una planta y un perchero para los abrigos. No es necesario nada más porque una entrada llena de cosas no invita a traspasar el umbral.

Sala de estar... y permanecer

El salón es el lugar de la casa en el que más tiempo pasamos y el que más compartimos con el resto de la familia, por ello, hay que prestarle una atención especial:

  • Los muebles deben ser de materiales similares o que combinen entre sí. Poner uno de caoba, otro de pino y las sillas de plástico le dará aspecto de mercadillo. Cuanto más unifiquemos, mucho mejor. Eso no significa que no podamos poner algo distinto que resalte.
  • La mesa del comedor ha de adaptarse a las necesidades de cada uno. No tiene sentido tener una para doce comensales si habitualmente solo comen dos. Las sillas cómodas alargarán las sobremesas.
  • Si queremos un salón verdaderamente acogedor, hay que darle protagonismo al sofá. Debe ser cómodo, espacioso y mullido. Es bueno que tenga cojines, pero si nos pasamos, no habrá sitio para sentarse. Todo en su justa medida. El complemento perfecto de un buen sofá es una cálida manta de tejido natural en algún color sólido.
  • Para que el sofá sea el centro de reunión, conviene recordar que no es solo el sitio desde el que mirar a la tele, sino un lugar de encuentro y conversación. Un par de butacas a juego que formen un semicírculo y una mesita baja separarán esta zona del comedor e invitarán a la charla.
  • Si debajo de todo esto hay una mullida alfombra en la que apetezca posar los pies, mucho mejor.

Cocinas prácticas antes que bonitas

Las cocinas deberían ser como las de las películas, pero no todo el mundo tiene esa suerte. Aunque no haya gran espacio, es posible lograr que sean prácticas y aún más importante: fáciles de limpiar. También hay que:

  • Organizar bien los armarios y tirar todos esos cacharros que nunca se usan para tener más espacio. En una cocina despejada y con todo a mano apetece cocinar.
  • Dejar espacio en la encimera para trabajar.
  • Evitar los cajones desastre. El orden facilita la vida y tener siete cuberterías carece de sentido. Lo mismo se aplica a las vajillas y a las copas: hay que quedarse con lo que se use.
  • Si los azulejos no nos gustan o se nos han quedado antiguos o muy vistos, pero no queremos meternos en una reforma, los papeles de pared pueden recubrirlos, y se limpian fácilmente.
  • Pintar una pared con pintura de pizarra, le dará un toque personal a la cocina además de que podremos anotar ahí la lista de la compra, las citas...

Para dormir mejor

Las cómodas, mesillas y armarios deben albergar cajones, cestos, percheros y estantes a una buena altura para organizar la ropa. Salir descalzos de la cama y tener una buena alfombra que nos resguarde será mucho más agradable que poner los pies en el suelo.

Si nos cabe una mesa o tenemos un lugar junto a la ventana en el que colocar silloncito para leer, le daremos al dormitorio un nuevo uso. Cambiar las sábanas, mantas, colchas y cortinas de toda la vida darán un aire completamente renovado a la estancia.

La alegría de terrazas y balcones

Con el confinamiento hemos aprendido lo importante que es tener un espacio al aire libre, y no solo para aplaudir, para muchos han sido sus únicas vías de escape al exterior. Para los que no cuentan con un jardín o un patio, la alternativa es cuidar un poco más sus ventanas, balcones y terrazas:

  • Si tenemos espacio, podemos poner una mesa pequeña y un par de sillas para tomar café y disfrutar de mirar la calle.
  • Cuidar las plantas relaja; además, darán privacidad y belleza.
  • Plantar verduras en macetas resulta práctico, entretenido y hace mucha ilusión ver crecer los frutos que luego comeremos.

Andrés Rubio, Director General de la compañía ha dicho: “Está claro que el tiempo que hemos pasado en casa confinados nos ha hecho ver cuáles eran las virtudes y los fallos de nuestros hogares y que a un gran número de españoles les gustaría cambiar algunos detalles para hacerlos más acogedores, hay ciertas reformas, como la instalación de un salvaescaleras, que para muchos de nuestros clientes les han resultado imprescindibles realizar para tener una vida más cómoda después de recuperar la nueva normalidad, pero hay muchas otras que no son tan necesarias o que ahora mismo no se pueden permitir, por ello, desde thyssenkrupp Home Solutions hemos querido dar una serie de consejos para hacer que nuestras casas nos resulten lo más acogedoras posibles, a la vez que les damos un cambio sin necesidad de hacer grandes reformas.” 

Siete de cada diez espanoles no se han sentido a gusto en su casa durante el confinamiento - 1, Foto 1

Comenta esta noticia en Facebook

Si quieres realizar algún comentario sobre esta noticia a los administradores de Murcia.com, rellena el siguiente formulario:

Enviar notificación Código: 20201026
El titular de los datos personales, recogidos en este formulario, autoriza expresamente a Alamo Networks, S.L.U. a tratar dichos datos de forma informótica y poderlos incorporar a su base de datos. El usuario podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de sus datos de carácter personal, en los términos establecidos por la LOPD, en el domicilio fijado en C/ Alamo 8, 30850,Totana (Murcia). Para su mayor comodidad podrá ejercer los derechos también por correo electrónico en la dirección info@murcia.com
Murcia.com
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información